Saltar al contenido

Complicaciones postoperatorias del túnel carpiano

secuelas operacion

El túnel carpiano es una estructura anatómica ubicada en la parte anterior del miembro superior, la misma se suele lesionar y es necesario repararla a través de tratamiento quirúrgico. En la mayoría de las ocasiones la cirugía es un éxito, pero también se deben conocer las secuelas después de la operación del túnel carpiano.

Como en toda cirugía, el riesgo de padecer alguna afección secundaria a la misma es posible, por lo tanto, conocerlas es de importancia para el médico y paciente. A continuación, se presentarán algunas de las más comunes e importantes:

Síndrome regional complejo del dolor como secuela

Esta es una afección poco frecuente y puede ser una secuela, no sólo tras un tratamiento quirúrgico, sino además posterior a traumatismos, derrames, entre otras lesiones. Tras interactuar con un nervio, el mismo activa el sistema simpático de manera aberrante, por lo cual, este envía mediadores inflamatorios como bradicininas que producen dolor constante.

En la cirugía del túnel carpiano no es tan común, pero debe tenerse en cuenta. Algunas veces se confunde tras un par semanas esta patología con la recuperación normal. Ya que el proceso ordinario de la recuperación es lento por la restitución de la mielina nerviosa.

A pesar de lo anteriormente descrito, no se conoce mucho de su patogenia, por ello se suele tratar con antiinflamatorios y terapias, aunque la misma afección suele desaparecer por sí sola tras un corto periodo.

El dolor suele ser significativo y es importante ser valorada por un médico para dar el diagnóstico de esta secuela tras la cirugía del túnel carpiano.

Fibrosis tras una operación de túnel carpiano

La fibrosis tras la cirugía de reparación de túnel carpiano es una de las secuelas más comunes. La misma ocurre cuando se genera gran cantidad de tejido cicatrizal en la lesión y el mismo tiene como complicación la presencia de este tejido en las estructuras cercanas, limitando el movimiento y corriendo el riesgo de comprimir demás nervios o vasos sanguíneos.

El riesgo de fibrosis siempre estará presente, aunque se realice por medio de la técnica más novedosa y por el mejor cirujano. La mejor manera de evitarla es hacer fisioterapia con las respectivas indicaciones del galeno tratante. La adecuada toma de analgésicos y antiinflamatorios también juega un papel crucial y la ingesta de Vitamina C debe ser moderada.

Si bien el ácido ascórbico o vitamina C juega un papel fundamental en la cicatrización, su exceso puede producir exceso de depósitos de fibrinógeno y colágeno, que generan este tipo de complicaciones para el paciente operado del túnel carpiano.

Cicatriz dolorosa una de las secuelas tras la operación del túnel carpiano

Como en todo procedimiento quirúrgico, la cirugía de túnel carpiano puede generar una cicatrización dolorosa como secuela. Al cortarse los tejidos para realizar la intervención, se destruye la vaina de continuidad de los axones neuronales. Los mismos, por más que se cicatricen de manera ordenada, no tendrán la misma composición original.

Al alterarse la estructura de dichos axones, estos formarán micro neuromas, es decir pequeños tumores nerviosos. Es un proceso benigno y completamente normal, al cortarse fibras axonales. Dichos neuromas pueden transmitir la información de manera errónea, por lo tanto, aumentado los impulsos o estímulos de dolor.

Se recomienda consumir luego de la realización de la cirugía, suplementos que ayuden a la regeneración nerviosa como ácido fólico o vitamina B1 también llamada tiamina.

La fisioterapia, también es un elemento fundamental, para aminorar el dolor del paciente, pero debe ser realizada bajo indicaciones del galeno y con mucho cuidado por parte del paciente.

Adherencia tras la cirugía de túnel carpiano

Otra posible secuela resultantes de la operación de túnel carpiano. La misma se trata de un proceso fisiopatológico muy similar al ocurrido en la fibrosis. El exceso de depósitos provenientes del tejido conjuntivo como colágeno, ácido hialurónico, fibrina, entre otros, permite que se formen puentes o comunicaciones de dos estructuras del organismo con este material.

El lugar donde se producen con mayor recurrencia las adherencias es la piel, sin embargo, también pueden ocurrir entre los tendones, ligamentos, inclusive huesos. La sintomatología es dolor en la región, tanto al movimiento como al tacto, así como limitación de la movilidad y aparición de zonas con aumento de grosor y volumen cercanas al sitio donde se realizó la cirugía.

La mano contiene cientos de componentes diminutos, por ello, un síndrome de adherencia en esta región es mucho más complicado que durante otro tipo de cirugías. Si el mismo es muy amplio, es necesario realizar una operación para corregir el daño.

Secuelas sepsis de la herida

Como toda cirugía, existe el riesgo de infección, principalmente por patógenos pertenecientes a la flora normal de la piel, como lo son bacterias coco gram positivos o presentes en los medios intrahospitalarios, como bacterias bacilos gram negativos.

Para evitarla, es necesario que la intervención se realice en un quirófano estéril y con el permiso sanitario correspondiente. Además, luego de la operación se indicarán antibióticos para evitar la infección, principalmente por vía oral, aunque por vía endovenosa se pueden sugerir según el caso y si el paciente continúa hospitalizado.

Casi siempre los antibióticos suelen ser quinolonas, cefalosporinas o penicilinas. Para casa se enviará el tratamiento y se debe cumplir.

Cuando se habla de sepsis, se refiere a un síndrome multisistémico, donde ya el organismo no puede compensarse más y el paciente debe ser trasladado a una unidad de cuidados intensivos. Es supremamente raro en pacientes que son intervenidos para la reparación del túnel carpiano, son mucho más frecuentes en pacientes con meningitis o perforación intestinal.

Secuelas lesión de Nervio o Vaso sanguíneo

ubicación del nervio mediano

Es una complicación muy frecuente en este tipo de intervenciones y por ello la cirugía de túnel carpiano debe ser realizada por un traumatólogo o cirujano de mano altamente calificado.

Suelen ser nervios muy pequeños los que se lesionan, en raros casos ocurre en nervios de un tamaño mayor. El dolor, parestesia e impotencia funcional de la zona, son sólo algunos de los síntomas. En ocasiones se debe utilizar fisioterapia o cirugía para remediar el daño causado. Se debe buscar atención de inmediato.

La lesión de vasos sanguíneos compromete la vascularización de la zona. De estar presente, se manifiesta dentro del acto operatorio o durante las siguientes horas. Se puede tratar colocando compresión sobre la zona si es un vaso muy pequeño. Si es una estructura de menor calibre, es necesario repararla quirúrgicamente.

Las secuelas después de una cirugía de túnel carpiano son muy frecuentes, pero evitables. Por ello se recomienda buscar un especialista altamente calificado y ser realizada en un sitio completamente apropiado en instrumentación como higiene para dicho procedimiento quirúrgico.